Etiquetas ana matilde bejarano ramírez

Aberrante es la sutileza manoseada hasta la deformidad por el egoísmo y el interés personales.


La humildad y desenfado permitían a Rafael García sobrellevar sin mayor queja los retos del momento.


Si hubiera algún halo de silencio en don Felo, estaría lleno de palabras aún no dichas