Natasha Cambronero. 30 mayo
Seguidores del candidato Fabricio Alvarado, del partido Restauración Nacional, durante la segunda ronda del 1.° de abril del 2018. Foto a las afueras del edificio de radio Monumental, en La Uruca. Foto: Jeffrey Zamora
Seguidores del candidato Fabricio Alvarado, del partido Restauración Nacional, durante la segunda ronda del 1.° de abril del 2018. Foto a las afueras del edificio de radio Monumental, en La Uruca. Foto: Jeffrey Zamora

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) amplió la investigación en torno al financiamiento de la campaña presidencial de Fabricio Alvarado, tras detectar “incongruencias” en los gastos que el partido Restauración Nacional (PRN) les reportó en la liquidación.

Personeros del órgano electoral habrían detectado diferencias entre lo consignado en las facturas y los contratos que fueron entregados por la agrupación y lo que dicen, en entrevistas, los proveedores y otros colaboradores partidarios.

La nueva investigación preliminar fue confirmada por el jefe del Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del TSE, Rónald Chacón, quien alegó que no puede dar más detalles porque el caso es confidencial, al estar todavía en curso las pesquisas.

“Recientemente se ha dado la apertura de una nueva arista en relación con esta investigación y que, versa específicamente con gastos presentados en la liquidación del PRN con relación a la campaña del 2018”.

“Ciertamente se han identificado algunas incongruencias, en razón de lo cual se está profundizando, a efectos de determinar lo pertinente, todo esto forma parte de una investigación preliminar abierta para efectos de realizar las valoraciones jurídicas pertinentes y arribar a la conclusión que en su momento corresponda”, expresó Chacón la tarde del martes.

Él solo agregó que como parte de los procesos de verificación “están las entrevistas que se le realizan a proveedores, se cursan solicitudes de información a bancos y se hace acopio de los demás elementos que permitan llegar a la conclusión que en este caso estaría correspondiendo”.

Por su parte, el presidente de Restauración, el diputado Carlos Avendaño, dijo desconocer los alcances de los hechos bajo análisis por el órgano electoral.

“Yo desconozco eso, no he recibido ninguna notificación al respecto. Me estoy dando cuenta, no tengo ningún insumo sobre eso”, afirmó Avendaño.

Además de esa investigación preliminar en curso, el TSE aún tiene abierta las pesquisas relacionadas con la existencia de una aparente “estructura paralela” de financiamiento en la campaña de Restauración Nacional.

Sobre ese particular ya entregó un informe al Ministerio Público con relatos de excolaboradores del comando de campaña de Alvarado, que narraron al Tribunal haber visto muchos movimientos de dinero en efectivo en la sede que tenían en La Sabana y una testigo dijo que llegaban fajos de $1.000 en bolsas.

También indaga presuntas donaciones ilegales de extranjeros y personas jurídicas e, incluso, ya remitió dos informes, uno sobre viajes aéreos y otro, sobre el pago del alquiler de la casa de campaña.

Revisión total

La apertura de la investigación preliminar surgió como resultado de las labores ordinarias de revisión de gastos que usualmente realiza el TSE; no obstante, en el caso de Restauración, los magistrados electorales habían ordenado revisar la totalidad de las más de 1.200 facturas aportadas por esa agrupación.

La cúpula del Tribunal giró esa directriz, tras una solicitud del Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos, pues esa dependencia ya había detectado una serie de supuestas inconsistencias. Principalmente relacionadas con pagos a proveedores y el ingreso de recursos que no aparecían en los estados financieros del PRN.

Aunado a que el diputado y presidente del partido, Carlos Avendaño, denunció la existencia de una “estructura paralela” de financiamiento en la campaña, desde mayo del 2018.

La liquidación de Restauración, la cual asciende a poco más de ¢2.143 millones, es la única del pasado proceso electoral que está bajo una revisión total y más minuciosa.

Usualmente, el TSE solo realiza una revisión aleatoria; sin embargo, desde el 2010 –cuando comenzó a regir el actual Código Electoral–, comenzó a realizar revisiones totales.

Esta es la sexta ocasión en que deciden analizar la totalidad de la documentación presentada por un partido. Hace ocho años, lo hicieron con las liquidaciones de los partidos Acción Ciudadana (PAC), Movimiento Libertario y Renovación Costarricense; y en el 2014, ocurrió con la Unidad Social Cristiana (PUSC) y Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

Colaboró con esta información el periodista Aarón Sequeira.