Por: Gerardo Ruiz R..   11 julio
El presidente Carlos Alvarado atiene a una de las mujeres que llegó a pedirle ayuda para Puntarenas. Alvarado hizo una gira por el cantón central de esa provincia, este miércoles. Foto: Alonso Tenorio.
El presidente Carlos Alvarado atiene a una de las mujeres que llegó a pedirle ayuda para Puntarenas. Alvarado hizo una gira por el cantón central de esa provincia, este miércoles. Foto: Alonso Tenorio.

En Puntarenas hay desesperación por la falta de empleo y la pobreza. Están desesperados los camaroneros, que no pueden echar sus redes al mar y las peladoras de camarón, que hace meses se quedaron sin algo que hacer.

Viven en desasosiego los comerciantes, quienes dependen del turismo, que no repunta, y las familias en situación de pobreza extrema, que dependen de las ayudas del Gobierno, las cuales -afirman- no les llegan a quienes verdaderamente las necesitan.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, intentó tranquilizar a toda esa gente este miércoles, durante la primera gira que hace a la ciudad de Puntarenas desde que asumió el poder, en mayo.

En la Plaza del Pacífico, a partir de las 9:30 a. m., Alvarado, sus ministros y presidentes ejecutivos expusieron un paquete de ayudas inmediatas para Puntarenas y otras que, afirmó, darían resultados a mediano y largo plazo.

La población del principal puerto del Pacífico Central no recibió con aplausos al mandatario. Ni siquiera aplaudió cuando enumeró una a una las acciones que prometió para reactivar a la ciudad puntarenense.

Este miércoles, la tónica durante la exposición del Gobierno fueron los gritos de auxilio porteños, para que el Poder Ejecutivo haga lo posible por levantar la veda sobre la pesca de camarón, para que reactive el alicaído turismo y dirija mejor las ayudas para las familias sin posibilidades de insertarse en la economía puntarenense.

Carlos Alvarado anunció una estrategia para transformar la pesquería, para diversificar la captura de especies, para que los pescadores exploten más la caza del atún.

También anunció una campaña publicitaria del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) para intentar que los costarricenses regresen a Puntarenas a vacacionar.

El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) anunció capacitaciones para los pescadores y el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) anunció la entrada en operaciones del ferry entre Costa Rica y El Salvador, con la particular situación generada por la crisis política y social de Nicaragua y sus efectos en el transporte terrestre en Centroamérica.

Alvarado también intentó calmar los ánimos crispados de los puntarenenses, con el anuncio de la construcción de un nuevo hospital de la Caja Costarricense del Seguro Social, con 350 camas, y la apertura de un nuevo Ebáis, en Chacarita.

Hasta prometió inyectarle ¢200 millones a "La Olla Mágica", como se le conoce popularmente al estadio municipal Lito Pérez y llevar a cabo la ampliación del principal cuello de botella de la infraestructura vial del cantón central de Puntarenas: La Angostura.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) anunció el pronto inicio de obras sobre ese acceso terrestre al puerto.

Pero los anuncios que hizo el mandatario no tranquilizaron del todo a los dirigentes de los sectores más perjudicados de la provincia.

Por ejemplo, Marita Quesada, una de las peladoras de camarón, afirmó, después de oír al presidente y a su equipo, que a ella de nada le sirven los anuncios de este miércoles si mañana amanece sin nada para darles de comer a sus tres niños en edad escolar.

"¿Quién me les da de comer a los chiquitos si no puedo trabajar en lo único que sé hacer? Pedimos pescar camarón porque estamos desesperadas. No tenemos respuestas desde hace mucho tiempo", afirmó la joven.

El presidente afirmó que su gobierno no pretende cerrar la pesca en Puntarenas. No obstante, les pidió a los habitantes adecuarse a la opción rápida de ampliar, en los próximos meses, las licencias para la pesca de atún.

Además, les pidió a los puntarenenses paciencia para llevar a cabo estudios científicos acerca de la viabilidad de implementar nuevas prácticas para la pesca de camarón.

Un grupo de mujeres peladoras de camarón le pidieron al Gobierno reactivar la pesca de esa especie marítima debido a los apuros económicos que viven en la actualidad. Foto: Alonso Tenorio.
Un grupo de mujeres peladoras de camarón le pidieron al Gobierno reactivar la pesca de esa especie marítima debido a los apuros económicos que viven en la actualidad. Foto: Alonso Tenorio.

Alvarado anunció la inyección de cooperación internacional no reembolsable y la inversión de un crédito para financiar nuevas actividades productivas para los pescadores.

La Sala Constitucional frenó el proyecto de ley que pretendía revivir la pesca de arrastre, por vicios de constitucionalidad.

Ello ahogó las esperanzas de los pescadores para retomar esa actividad, que los magistrados prohibieron por el daño colateral que sufre la fauna marina, a causa del uso de esa técnica.

Desde entonces, solo hay tres licencias de pesca de camarón en operación en Puntarenas, donde en el pasado existían más de 40.

Junto con los ministros y jerarcas del Poder Ejecutivo estuvieron los diputados que representan a Puntarenas en el Congreso, excepto Melvin Núñez Piña, del Partido Restauración Nacional (PRN), quien ha estado envuelto en un escándalo, recientemente, por amenazar a dos diputadas en un mensaje enviado por WhatsApp.

Los legisladores porteños también urgieron al Gobierno a buscar una solución rápida para las familias que dependen de la pesca de camarón y la asistencia para crear nuevas fuentes de empleo en la zona, con la atracción de nuevas empresas en el sector pesquero y turístico.

"Lo importante es el trabajo en equipo. (...) Este Gobierno reitera su compromiso de trabajar, trabajar y trabajar. (...) Me llevo el pedido, quienes recuerdan, yo fui presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS, en el gobierno pasado) y yo conozco lo que son las vedas (de pesca) en el Golfo (de Nicoya).

"Conociendo la situación que estamos atravesando, los programas de apoyo asistencial para Puntarenas se van a reforzar por el trance que estamos pasando. Yo sé que esa no es la solución, la gente quiere empleo y oportunidades para sus hijos", dijo el presidente.

El mandatario recibió también la solicitud de varios legisladores de la provincia, para que declare emergencia nacional por la crisis social y económica que vive la región Pacífica.

No obstante, Alvarado aclaró que la normativa reserva ese tipo de declaratorias para emergencias nacionales provocadas por la naturaleza.

Posteriormente, recorrió el Parque Marino del Pacífico; en Riojalandia inspeccionó obras que se financian con el bono comunal del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) y en El Cocal revisó los avances de la nueva delegación distrital de la Fuerza Pública.

Carlos Alvarado dijo que volverá a Puntarenas en setiembre, para darle seguimiento a la implementación de los planes que anunció esta semana para esa provincia.