Política

Maestro de obras denuncia que alcalde lo amenazó para ocultar puente en finca de supuesto narco

Afirma que Carlos Viales le dijo que escuchara a su esposa porque ‘podía pasar de todo’; ingeniero municipal le dijo que todos estaban ‘embarrados’ y que, si no dejaban cabos sueltos, le podían ayudar y hasta conseguir un préstamo y un abogado

El maestro de obras de la Municipalidad de Corredores, Miguel Ángel Cubero, denunció que el alcalde y el ingeniero municipal del cantón, Carlos Viales Fallas y Roberth Fernández Masís, lo amenazaron para que mantuviera silencio sobre la construcción de un puente en la finca del presunto líder narco Darwin González, en la localidad de Río Bonito.

Para la fecha en que se habría construido el puente, entre agosto y noviembre del 2020, Cubero tuvo a su cargo la cuadrilla enviada a demoler y construir el famoso “puente fantasma” del que ningún funcionario municipal quería hablar.

De las conversaciones de WhatsApp aportadas por Cubero a las autoridades judiciales, se desprende que Viales siempre estuvo enterado de la construcción del puente y supervisaba el avance.

El maestro de obras relató que, luego de quejarse con el alcalde por la presión que recibía para levantar el puente en la finca del sospechoso, Carlos Viales lo llamó el 22 de octubre del 2020 para gritarle.

“Él estaba gritando y me decía que yo no tenía por qué hablarle así, que él era el alcalde y que tenía el dinero suficiente para pagar un abogado, que yo no lo iba a amedrentar a estas alturas de la vida. Incluso, me dijo que le hiciera caso a mi mujer Nelly (Barrantes), que la escuchara, ya que él escuchaba a su mujer, Sandra, porque aquí podía pasar de todo; todo eso lo decía gritando y enojado. Yo sentí que él me estaba amenazando. De hecho, cuando él llamó, inmediatamente yo puse el altavoz del teléfono”, relató Cubero al OIJ.

El maestro de obras contó que le quitaron el teléfono que le había dado la municipalidad, así como varias de sus funciones y que, para enero del 2021, le redujeron su salario en ¢320.000, o sea, de ¢980.000 a ¢660.000.

Después de que La Nación dio a conocer en abril del 2021 la existencia de un puente en la finca del presunto narco, al parecer construido por funcionarios municipales, la presión sobre el maestro de obras se incrementó.

Para esa fecha, el director administrativo de la Municipalidad de Corredores, William Pérez, visitó a Cubero en su casa y le habría dicho que se estaba metiendo “en el asunto del puente” por Carlos Viales, “para ayudarlo, porque no quería ver a Carlos involucrado en ningún problema”, dice el expediente judicial del caso.

Pérez se habría presentado al maestro de obras como enviado de Viales y de Roberth Fernández, el ingeniero, para prometerle que le devolverían todo lo que le habían quitado, desde el salario hasta el recargo de funciones y los empleados a su cargo.

“Yo solo le contesté que a mí solo me interesaba tener trabajo y estabilidad laboral y William (Pérez) me dijo que si yo me mantenía al margen, él me iba a devolver todo y que me iba a tener trabajando hasta diciembre (2021)”, relató el funcionario en el expediente judicial.

Un mes después habrían llegado también el ingeniero Fernández y el administrador William Pérez, a la casa de Cubero; entraron a su habitación -donde se recuperaba de una operación de rodilla- y cerraron la puerta para acusarle de que él había filtrado a la prensa información sobre el puente y advertirle que él también “había participado de la situación que se dio en el puente de Río Bonito”.

“Roberth (Fernández) me dijo que ellos me podían arreglar todo eso, porque todos estaban embarrados; incluso, hizo mención que todos los de arriba, refiriéndose a la Alcaldía y Concejo Municipal, estaban embarrados en ese asunto. Me insistía en que solventáramos las diferencias, claramente yo entendí que ellos querían solventar todo el daño laboral que me habían hecho, con tal de yo mantenerme callado”, refirió el maestro de obras municipales.

Según lo narrado por Cubero a las autoridades judiciales, William Pérez le prometió que si Carlos Viales y Roberth Fernández no le devolvían lo que le habían quitado, él iba a interceder. “William decía que no debíamos dejar cabos sueltos y estar todos en la misma línea”, agregó.

“Roberth (Fernández) me dijo que incluso ya él y Carlos Viales tenían un abogado y yo podía contar con ese abogado. Luego, empezaron a hablarme de que ellos podían ayudarme a conseguir un préstamo por medio de la asociación para cubrir mis gastos y William me dijo que podía subirme el salario a ¢900.000”, apuntó.

Además, Fernández le habría dicho a Miguel Ángel Cubero que Carlos Viales estaba resentido con él y le prometió que la “estructura que habían montado” para quitarle funciones al maestro de obras la podrían quitar.

La presión del ingeniero municipal habría continuado entre junio y julio del 2021, según Cubero con la finalidad de mantenerlo “controlado en continuar con la misma línea de no revelar la realidad del asunto del puente”.

A finales de junio del 2021, Fernández llevó a Miguel Cubero a almorzar en un restaurante donde el ingeniero lo acusó de haber filtrado fotos del puente a la prensa.

“En todo momento, su intención fue como increparme y asustarme, para no declarar nada de este asunto. Además, me reclamó por la foto de la planilla de los trabajadores que salió en la prensa”, aseguró Cubero al OIJ.

En agosto, el ingeniero Fernández le dijo al maestro de obras que ya tenía “alineada a toda la gente” que había participado en lo del puente y que, incluso, “ya los tenían chineados”, es decir, que habían contratado a unos y ascendido a otros.

Ese mismo mes, Fernández habría intentado reunir a Cubero con Carlos Viales, por insistencia del alcalde, para acordar que todo “iba en la misma línea”, y habría tratado de reunir al maestro de obras con los abogados que les llevaban el caso a él y al alcalde.

Para la fecha en que el maestro de obras rindió su declaración, informó de que todavía Roberth Fernández lo seguía buscando para que hablara con el alcalde Viales.

“En la actualidad, Roberth Fernández Masís me busca constantemente, tanto en mi casa como vía telefónica, cuando tenía mi antiguo número de teléfono, porque el alcalde Carlos Viales insiste en que me reúna con ellos. ¿Hablar de qué?, no sé exactamente, únicamente me dice que para tomarnos un café, que todo está bien y que todos vamos en una sola línea. La última visita a la casa fue el día viernes 3 de setiembre de 2021″, refirió Cubero.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.