Política

Decreto de Chaves mantiene vacunación obligatoria contra covid-19

Se limita a instar a no sancionar el incumplimiento con despido; patronos públicos y privados pueden aplicar la sanción

El decreto sobre vacunación publicado este miércoles por el presidente de la República, Rodrigo Chaves, mantiene la vacunación obligatoria contra la covid-19.

La medida no deroga la obligatoriedad de la vacuna instaurada durante la administración de Carlos Alvarado, la cual se fundamentó en un criterio de la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología.

El nuevo decreto, con fecha del 8 de mayo, lo que dice es lo siguiente: “Se insta a todas las instituciones públicas del Estado y al sector privado costarricense a no aplicar sanciones de despido en los casos de funcionarios que no cuentan con el esquema de vacunación de covid-19″.

Esta redacción contrasta con lo dicho por el presidente de la República, el mismo domingo 8 de mayo, después de que firmó el decreto en su primera sesión de Consejo de Gobierno.

Ese domingo, el mandatario dijo: “Firmé dos decretos relacionados con la covid. A partir de su publicación, solo los funcionarios y trabajadores de la primera línea de la salud pública estarán obligados a usar mascarilla y a vacunarse. El resto de las personas, incluyendo los niños en las escuelas, podrán escoger si quieren protegerse con mascarillas o no; lo mismo con la vacunación obligatoria. Hay gente que no quiere vacunarse obligatoriamente. Removimos la capacidad de que sean despedidos de sus puestos”.

La abogada laboralista, Paola Gutiérrez, aseguró que el decreto 43543-S, publicado este miércoles, mantiene la obligación. No se derogaron los decretos 42889-S y 43249-S, mediante los cuales se incluyó la inmunización contra la covid-19 en la lista de las vacunas obligatorias definida por la Comisión de Vacunación y Epidemiología y se estableció su obligatoriedad para todos los funcionarios públicos y trabajadores privados cuyos patronos lo consideren necesario en sus disposiciones internas.

La abogada, además, recalcó que el decreto no prohíbe a los patronos despedir personal que rechace la vacuna.

“No se derogó ni se modificó el decreto 42889-S del 10 de marzo de 2022, mediante el cual se mantiene la obligatoriedad de la vacuna. La vacuna contra covid-19 sigue incluida como parte del esquema público básico del país.

“El decreto publicado esta mañana lo que hace es ‘instar’ para que no se ordenen despidos, lo cual en nada impide que se impongan sanciones o hasta la terminación de la relación de empleo si la persona se niega sin tener una contraindicación médica declarada”, señaló Gutiérrez.

Adicionalmente, el decreto de Chaves solicita a la Comisión de Vacunación “que, mediante estudios técnicos y estadísticos actualizados, indique y recomiende al Poder Ejecutivo cuáles funcionarios pueden ser afectados por sanciones de despido ante el incumplimiento de la obligatoriedad que rige en la actualidad”.

“En el mismo sentido insta a realizar estudios técnicos que demuestren el efecto de la obligatoriedad de la vacunación sobre el porcentaje de la población que efectivamente vacunada, incluyendo un análisis de la evidencia internacional”, dice el decreto.

Al respecto, la abogada Gutiérrez señaló que el decreto de Chaves tiene una contradicción porque, aunque reconoce que no le corresponde a la Comisión pronunciarse sobre sanciones, Chaves le solicita recomendar cuáles funcionarios pueden ser despedidos por no vacunarse.

“Pese a que en el considerando 13 dice expresamente que, en el oficio MS-CNVE0833-2021, la Comisión Nacional de Vacunación dijo que lo concerniente a sanciones disciplinarias no era de su competencia, en el artículo 2 del decreto se le solicita indicar y recomendar la aplicación del despido ante el incumplimiento de la obligatoriedad. Es una contradicción”, indicó la laboralista.

Laura Navarrete, especialista en Derecho Laboral y gerente sénior de EY Law, coincidió con lo dicho sobre Gutiérrez sobre el derecho: “Esto es una mera recomendación. El presidente lo que está haciendo es instando y no es una obligación. Este decreto como tal no elimina la posibilidad de desvincular a alguien si no se quiere vacunar, porque en realidad todos los otros decretos emitidos por la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología siguen vigentes”.

Si bien el decreto sobre vacunación fue firmado el domingo 8 de mayo, su contenido permaneció oculto hasta este miércoles 11.

Este mismo miércoles, luego de publicado el decreto, el presidente Chaves mantuvo que la decisión era quitar la obligatoriedad, a pesar de que se interpreta lo contrario en la publicación.

“Este gobierno respeta la autonomía de la voluntad de los costarricenses, en ese sentido hemos emitido un decreto que le permite a usted ejercer esa voluntad de manera individual y personal, le recomiendo que se vacune, pero usted tiene derechos en esta patria democrática”, dijo en un video, publicado en su cuenta de Twitter.

En el ínterin, la comunidad médica le pidió al mandatario mostrar el sustento científico utilizado para eliminar la obligatoriedad de la vacunación, medida que él había anunciado, pero que finalmente no se concretó. El país está a las puertas de una quinta ola de covid-19.

A su vez, juristas indicaron que, por ley, la única autorizada para recomendar la obligatoriedad de una vacuna es la Comisión de Vacunación y Epidemiología y que el presidente no podría hacerlo sin un criterio científico.

A las 0:11 a. m. de este miércoles, Casa Presidencial envió un comunicado en el que dijo que Chaves “decidió demorar la publicación” en La Gaceta de los decretos de vacunación y mascarillas “con el fin de hacer un análisis adicional de estos”.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.