Rebeca Madrigal Q.. 11 enero
Embajadora Monserrat Solano en sesión especial sobre Nicaragua en OEA. Foto: Juan Manuel Herrera/OAS
Embajadora Monserrat Solano en sesión especial sobre Nicaragua en OEA. Foto: Juan Manuel Herrera/OAS

El Gobierno de Costa Rica aboga por gestiones diplomáticas de “más alto nivel” para buscar una salida a la crisis política que atraviesa Nicaragua.

Así lo manifestó, este viernes, la embajadora ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Monserrat Solano, en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente realizada en Washington D. C.

“Costa Rica hace un llamado para que se realicen gestiones diplomáticas del más alto nivel que permitan construir una hoja de ruta precisa, enfocada en fortalecer la institucionalidad democrática nicaragüense, aprovechando los acuerdos vigentes entre Nicaragua y la OEA, así como restablecer el orden democrático y dar una salida pacífica a la crisis en Nicaragua”, señaló Solano.

La sesión en Washington se realizó por solicitud de Luis Almagro, secretario general del organismo, en apego al artículo 20 de la Carta Democrática que lo faculta a pedir una reunión urgente cuando exista una alteración del orden constitucional en alguno de los Estados miembros, para “realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”.

En una corta intervención, Solano respaldó la convocatoria realizada al amparo de dicho mecanismo.

“En nuestra capacidad nacional, mi delegación considera que la convocatoria al amparo del artículo 20 de la Carta Democrática es una nueva oportunidad para buscar solución a la crisis. Esta oportunidad por valorar correctamente la situación real en el país”, dijo.

“Esta oportunidad pasa por detener las graves y masivas y sistemáticas violaciones de derechos humanos cometidas contra el pueblo de Nicaragua”, agregó.

Por medio de un comunicado de prensa de Cancillería, el recién nombrado ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Ventura, reafirmó su compromiso por “defender los valores democráticos" y con exponer la crisis de Nicaragua en foros internacionales.

Defiende sesión

Almagro defendió la convocatoria a la sesión extraordinaria, pese a las constantes críticas del canciller de Nicaragua, Denis Moncada, quien sostiene que el secretario general no tiene atribuciones para invocar la Carta Democrática, por lo cual califica el proceso como ilegal e ilegítimo.

Moncada incluso acusó a Almagro de ser agente de Estados Unidos y de respaldar grupos golpistas en Nicaragua.

No obstante, el alto jerarca de OEA alegó que la crisis en Nicaragua justifica plenamente la invocación del Artículo 20 de la Carta Interamericana. “Está hecho con criterios constructivos, procurando alcanzar acuerdos”, aseveró.

Además, enfatizó en que el gobierno de Daniel Ortega "está actuando fuera del margen del Estado de Derecho”.

La aplicación de la Carta Democrática podría terminar en la suspensión de un Estado miembro, pero no sin antes agotar la vía diplomática. Además, se requiere del voto afirmativo de los dos tercios de los integrantes.

Desde abril, Nicaragua suma al menos 400 muertos y cientos de detenidos en medio de las protestas contra el régimen de Ortega y de su mujer, Rosario Murillo.