Política

Joe Biden se enfoca en cambio climático y rompe el hielo con Jair Bolsonaro

Inicialmente Bolsonaro era reticente a asistir a la Cumbre, pero el trajín diplomático y la oferta de un encuentro bilateral acabaron convenciéndole

Los Ángeles. Joe Biden mantendrá este jueves su primera reunión como presidente con su homólogo brasileño Jair Bolsonaro, con motivo de la Cumbre de las Américas, en un día de anuncios sobre uno de los temas en los que disienten: el calentamiento global.

“Pongámonos a trabajar construyendo el futuro que esta región merece”, dijo el miércoles Biden al final del discurso inaugural en el que aseguró que la democracia es el “sello distintivo” de las Américas que permite resolver los desacuerdos con “respeto mutuo y diálogo”. Una afirmación que podrá poner en práctica este jueves con el líder ultraderechista.

Inicialmente Bolsonaro era reticente a asistir a la Cumbre, pero el trajín diplomático y la oferta de un encuentro bilateral acabaron convenciéndole. Gran admirador del expresidente republicano estadounidense Donald Trump, Bolsonaro tiene poca afinidad con Biden y fue uno de los últimos líderes mundiales en reconocer su victoria electoral.

Las discrepancias entre ambos saltan a la vista: Brasil se mantiene neutral ante la guerra en Ucrania en la que Estados Unidos encabeza la movilización occidental y, al igual que Trump, agitó sin pruebas el fantasma de un posible fraude electoral en los comicios presidenciales de octubre en los que se medirá con el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

Este será uno de los temas que se abordarán en la reunión bilateral, en la que Biden mencionará la importancia de “elecciones abiertas, libres, justas, transparentes y democráticas”, afirmó el miércoles Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de Biden.

Los dos líderes tampoco se ponen de acuerdo sobre el cambio climático. Bolsonaro considera que Biden tiene una “obsesión por la cuestión ambiental” debido a las presiones para que Brasil combata activamente la deforestación de la Amazonía.

Lo cierto es que el clima es un tema central de la agenda de Biden. Este jueves su vicepresidenta, Kamala Harris, lanzará la Asociación entre Estados Unidos y el Caribe para abordar la Crisis Climática (PACC 2030), en una región vulnerable al aumento del nivel del mar por el calentamiento global, informó una funcionaria del Gobierno estadounidense.

Estados Unidos también “brindará apoyo” a Brasil, Colombia y Perú a través de una iniciativa llamada “Amazonia Connect”, que se lanzó en la cumbre climática en Glasgow, en el Reino Unido.

Latinoamérica y el Caribe, una región con inmensos recursos naturales, sufre los embates del calentamiento global, que también perjudica sus actividades económicas.

Estados Unidos espera la inclusión de cinco miembros más (Barbados, Jamaica y Guyana, Brasil y Argentina) a la iniciativa denominada Energías Renovables para Latinoamérica y el Caribe (RELAC, en inglés) que ya integran otras 15 naciones.

La novena Cumbre de las Américas se ve afectada por la ausencia de varios presidentes, incluido el mexicano Andrés Manuel López Obrador, descontento con la decisión de Washington de excluir a los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, a los que considera dictaduras.

El mandatario envió a su canciller, Marcelo Ebrard, quien, a su llegada, calificó la exclusión de “error estratégico” y abogó por “refundar el orden interamericano”. “Es evidente que la OEA y su forma de actuar están agotados”, dijo, sobre la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Estados Unidos debe moverse con cuidado para no perder influencia en una región en la que China gana terreno y se convirtió en el principal o segundo socio comercial de muchos países.

La Cumbre de las Américas deben servir para precisamente impulsar su relación con los países latinoamericanos frente a Pekín. Según el Consejo de Relaciones Exteriores, el presidente chino, Xi Jinping, visitó la región 11 veces desde que asumió el cargo en el 2013, y Joe Biden ninguna desde enero del 2021.

Washington no tiene la intención de reaccionar con anuncios financieros astronómicos, afirmó el asesor diplomático de la Casa Blanca, Jake Sullivan, sino más bien “desbloquear cantidades significativas de financiación privada”.

Desde que comenzó la cumbre, Washington hizo uno o varios anuncios por día: una alianza para la prosperidad económica, una propuesta de reforma del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y $1.900 millones del sector privado para impulsar el empleo y contener la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador, así como un Cuerpo de Salud de las Américas para mejorar la formación de 500.000 trabajadores sanitarios.

Este jueves los líderes de los países mantienen su primera plenaria, seguida el viernes de las dos restantes.

En la cumbre está previsto que se adopten proyectos de compromiso, sobre los que vienen trabajando desde hace meses, sobre cinco áreas: la gobernanza democrática, la salud y la resiliencia, el cambio climático y la sostenibilidad ambiental, la transición a la energía limpia y la transformación digital.

Además se aprobará la Declaración de Los Ángeles sobre Migración, un fenómeno imparable. Y mientras los dirigentes debaten, miles de migrantes irregulares avanzan por México hacia Estados Unidos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.