AFP. 18 marzo
Personas subieron a un techo para escapar de la inundación en la ciudad de Beira, Mozambique, el 18 de marzo del 2019.
Personas subieron a un techo para escapar de la inundación en la ciudad de Beira, Mozambique, el 18 de marzo del 2019.

Beira, Mozambique. El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, estimó este lunes que el balance de víctimas que causó el ciclón Idai, que afectó también al país vecino Zimbabue, podría superar los 1.000 muertos después de que la tormenta barrió las provincias centrales.

"De momento registramos oficialmente 84 muertos, pero cuando sobrevolamos la zona (...) esta mañana para entender qué ocurre, todo indica que podríamos registrar más de 1.000 muertes", dijo en un mensaje al país.

“Es un auténtico desastre humanitario”, agregó, al tiempo que estimó que “más de 100.000 personas están en peligro”.

Los vientos de extrema violencia del ciclón y las lluvias torrenciales azotaron el centro de Mozambique el jueves por la noche, y se desplazaron luego al vecino Zimbabue.

Según un último balance provisional basándose en fuentes oficiales, que podría aumentar considerablemente si se confirman los temores del presidente, 84 personas murieron en Mozambique, de las cuales 55 en la ciudad portuaria de Beira (centro), y 89 en Zimbabue, en donde los socorristas tenían dificultades para llegar hasta algunas regiones inundadas.

“El ciclón fue extremadamente violento y afectó a todos. Destruyó familias, casas, no hay palabras para describirlo”. Mohamed Badate, vecino de Beira

En Zimbabue, “89 personas murieron, 86 en la región de Eastern Highlands (este), dos en Masvingo y una en Mashonaland” en el este del país, declaró el lunes el portavoz del Gobierno, Nick Mangwana.

Beira, arrasada

En Mozambique, los daños en Beira, ciudad de medio millón de habitantes, son “enormes y aterradores”, advirtió la Federación internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), que participa en las primeras operaciones de rescate.

La gente regresó a sus hogares después del ciclópn que arremetió contra la ciudad costera de Beira, Mozambique, el domingo 17 de marzo del 2019.
La gente regresó a sus hogares después del ciclópn que arremetió contra la ciudad costera de Beira, Mozambique, el domingo 17 de marzo del 2019.

Un “90% de Beira y sus alrededores fue dañado o destruido”, agregó la Federación en un comunicado.

“Están totalmente interrumpidas las comunicaciones y las carreteras están destruidas”, lo que complica las tareas de rescate, precisó Jamie LeSueur, de la FICR, desde Beira.

El lunes, las calles de la ciudad estaban repletas de árboles arrancados, vidrios rotos y chapas dobladas.

“El ciclón fue extremadamente violento y afectó a todos. Destruyó familias, casas, no hay palabras para describirlo”, manifestó Mohamed Badate, de 24 años, empleado de un negocio de ropa devastado.

En la región, casi 10.000 personas están afectadas, 873 viviendas fueron destrozadas, así como 24 hospitales y 267 aulas escolares se inundaron, según balance del lunes de la autoridad mozambiqueña de gestión de desastres.

En los dos países, las autoridades temen, sin embargo, que el balance sea peor, a medida que avancen las operaciones de rescate.

En Mozambique, "varias represas cedieron o alcanzaron su nivel máximo", alertó Emma Beaty de la organización no gubernamental Oxfam.

El presidente mozambiqueño, que visitó la región, estimó “crítica” la situación.

Impacto en Zimbabue

Zimbabue nunca sufrió la “destrucción de infraestructuras de este nivel”, afirmó el ministro de Transportes, Joel Biggie Matiza.

Los rescatistas se concentraban el lunes en la ciudad de Chimanimani (este), en donde una escuela fue parcialmente destruida por un deslizamiento de tierra que dejó al menos tres muertos.

"Los maestros y el personal administrativo de la escuela hacen lo posible para asegurarse que los niños regresen sanos y salvos" a casa, dijo un padre entrevistado el lunes por la televisora pública ZBC.

"Pero la situación empeora", agregó, mientras que la lluvia seguía cayendo en esta región fronteriza con Mozambique, en donde muchos puentes fueron arrastrados por el agua.

Ciclón podría haber matado a 1.000 personas en Mozambique

Frente a la importancia de los daños, el presidente Emmerson Mnangagwa, regresó el lunes de manera precipitada de un viaje a Emiratos Árabes Unidos.

"Nuestra nación está profundamente enlutada", declaró. "Me dicen que no terminó. El Ejército hace todo lo que puede para llegar hasta las familias afectadas", aseguró.

La asociación médica de Zimbabue (Zima) lanzó un llamado a voluntarios para ayudar a los siniestrados y pidió donación de alimentos, agua, gas, ropa, frazadas o carpas.

Las fuertes lluvias que se registraron antes de la llegada del ciclón ya habían dejado al menos 122 muertos en Mozambique y en Malaui, que no sufrió los estragos de Idai.

La gente camina a través de escombros en las calles de la ciudad de Beira, provincia de Sofala, Mozambique, el 16 de marzo del 2019. Foto: AP
La gente camina a través de escombros en las calles de la ciudad de Beira, provincia de Sofala, Mozambique, el 16 de marzo del 2019. Foto: AP