Marvin Barquero. 18 marzo
La exportación de implantes mamarios se convierte en la estrella de las ventas costarricenses a China y se estima que se fortalecerá en próximos años. Se vislumbra que las oportunidades están en productos industrializados. Aquí la as instalaciones de Establishment Labs. Foto:: Andrés Arce / GN.
La exportación de implantes mamarios se convierte en la estrella de las ventas costarricenses a China y se estima que se fortalecerá en próximos años. Se vislumbra que las oportunidades están en productos industrializados. Aquí la as instalaciones de Establishment Labs. Foto:: Andrés Arce / GN.

La desaceleración en el crecimiento de la economía de China no genera todavía una crisis en ese país, pues paralelamente hay una tendencia a fortalecer la demanda interna de productos más que a exportar, lo cual abre oportunidades pero eleva los retos para los empresarios costarricenses interesados en llegar a ese mercado.

Así concluyeron exfuncionarios y un analista acerca del presente de la economía de aquel país y su influencia en Costa Rica.

La situación china se confirmó el lunes de la semana pasada, cuando en la sesión anual del Congreso Nacional del Pueblo se informó de una corrección a la baja de la estimación de crecimiento de la economía, desde el 6,6% previo a entre 6,1% y 6,5% para este 2019. El año pasado la economía de ese país creció un 6,6%, la peor cifra desde 1990.

Esa condición se une a la larga distancia, los gustos del consumidor, los requisitos sanitarios y la competencia de exportadores más cercanos como elementos que entraban la llegada de productos ticos.

Además, se recuerdan las incursiones y posteriores retiradas de empresas como el Grupo Bitt (café), Dos Pinos (leche) y Florida Bebidas (cerveza).

Sin embargo, los exministros de Comercio Exterior, Anabel González y Marco Vinicio Ruiz (también fue embajador en China), así como el exviceministro de esa cartera, Fernando Ocampo, estiman que las dificultades para acceder a ese mercado, por un lado, y atraer inversiones, por otro, se deben más a problemas de Costa Rica que a los retos planteados por el gigante asiático.

A esas voces se une la del analista en comercio exterior y profesor de la Ulacit, Sergio Rivero, quien ve más oportunidades en ciudades en desarrollo de China que en los grandes centros urbanos, así como en segmentos de productos especializados.

La exministra González y Rivero estiman que Costa Rica debe pasar de vender productos primarios, con sus dificultades de transporte y alta competencia, a productos procesado dirigidos a segmentos con alto poder adquisitivo.

Las oportunidades están en productos procesados, servicios (en especial turismo) y comercio electrónico, según los exfuncionarios. Pero Costa Rica debe poner en marcha ajustes, como una flexibilización en las visas, para aprovechar oportunidades.

Mientras tanto, los avances de Panamá, Honduras y El Salvador en la atracción de inversiones chinas se pueden estimar lógicos pues se basan en invitaciones de los países que reciben las obras, mientras que en Costa Rica las empresas asiáticas se enfrentan a atrasos, exceso de trámites y problemas institucionales, recordó Ruiz. Explicó que, por ejemplo, los países de la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) van dos veces al año a China a exponer las buenas condiciones de inversión de ese bloque.

Por su lado, Rivero consideró que Costa Rica ya aprendió la lección en problemas con algunas inversiones chinas La refinería y la ruta 32, por ejemplo) y ahora debe dedicarse a construir a partir de eso.