Marvin Barquero. 11 enero
La Zona Norte, donde está el volcán Arenal, es una de las zonas del país con mayor visitación entre enero y abril. Se estima que este año no influirán los casos de seguridad acontecidos en el 2018. Foto: Albert Marín.
La Zona Norte, donde está el volcán Arenal, es una de las zonas del país con mayor visitación entre enero y abril. Se estima que este año no influirán los casos de seguridad acontecidos en el 2018. Foto: Albert Marín.

Hoteleros, arrendadores de autos, tour operadores y otros empresarios del sector turismo afirmaron que la temporada alta de este año (de enero a abril) será igual o superior a la del año pasado, pese a las situaciones que se generaron en el 2018 relacionadas con la seguridad del país.

Un informe solicitado a la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH) indica que, como promedio general de todo el país, 79 de cada 100 habitaciones estuvieron ocupadas en enero del 2018. Esta cifra aumentó a 82 habitaciones ocupadas de cada 100 en febrero y a 83 en marzo, según los resultados de una encuesta que realiza la CCH. En abril, cuando está cerca de entrar la denominada “temporada verde”, el promedio nacional fue de 70 de cada 100 habitaciones, reveló la encuesta.

Todas esas cifras de ocupación hotelera son superiores a las obtenidas en el 2017, cuando fueron 70 de cada 100 habitaciones en enero, 79 en el mes de febrero, 75 en marzo y 65 en abril.

Estos datos indican, por tanto, que igualar o superar las cifras del 2018 en estos meses es un resultado muy bueno para el sector.

La meta es tener una excelente temporada y superar al año pasado, coincidieron la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Sary Valverde; el presidente de la Asociación Costarricense de Autorrentistas (ACAR), Federico Barquero; la directora ejecutiva de la CCH, Flora Ayub, y la presidenta de la Asociación Costarricense de Operadores de Turismo (ACOT), Kathia Valverde.

Un buen indicio es que no se han presentado cancelaciones de reservas, dijeron en declaraciones por separado. El turista extranjero generalmente hace las reservaciones para su viaje casi con un año de anticipación.

Barquero atribuyó este buen comportamiento a la labor en atracción de aerolíneas que se ha realizado en el gobierno anterior y en el presente. En el caso de la renta de carro, resaltó, es visible el incremento cuando llega un nuevo vuelo, tal como sucedió este año con el arribo de un nuevo servicio desde México al aeropuerto Daniel Oduber, en Liberia. Muchos de los visitantes, recordó, tienen reservado el alquiler de vehículo desde que concretaron su viaje meses antes.

Sary Valverde también calificó como muy relevante el aumento en la cantidad de vuelos de algunas aerolíneas, tanto para el aeropuerto Daniel Oduber como para el Juan Santamaría. Esto hará, explicó, que la cantidad de extranjeros en la temporada alta sea muy buena.

En lo relativo a los nacionales, consideró que pese a la situación económica interna siguen haciendo turismo local, aunque son un poco más reservados con los gastos.

Había preocupaciones

Barquero, quien también es directivo de Canatur, reconoció que el sector en general, y particularmente los rentistas de autos, tenían algunas preocupaciones por el resultado de la temporada alta de este año. Esto como consecuencia del impacto de hechos de seguridad en los cuales fallecieron turistas en suelo costarricense.

Un recuento de La Nación indica que entre marzo del 2017 y el 10 de agosto del 2018 habían perdido la vida al menos 16 extranjeros en actividades turísticas en Costa Rica, entre ellos los 10 que murieron en el accidente del avión de Nature Air, en Corozalito, cerca de Punta Islita, Guanacaste, el 31 de diciembre del 2017.

Entre los últimos de estos sucesos están el de octubre del año pasado cuando cuatro turistas y un guía murieron al volcarse las balsas en las que practicaban rafting, en el río Naranjo, en la localidad de Naranjito en Londres de Quepos, y la muerte de una estadounidense que se hospedaba en un hotel, en Escazú, a finales de noviembre pasado.

También se temía por el impacto de la desaceleración del crecimiento económico en el 2018 en los viajes internos de costarricenses.

Pero dos hechos cambiaron la percepción: el primero fue que no se cancelaron reservas y el segundo, la alta afluencia de turismo local en diciembre y en los primeros días de enero, explicaron, por separado, Valverde, Barquero y Ayub.

Kathia Valverde estimó que la actual temporada será mejor que la del 2018, pero es difícil determinar en este momento en cuánto, pues hay un nuevo perfil de turista que se decide a última hora a hacer el viaje.

De todas maneras, agregó, el empresario siempre se prepara positivamente, esperando al menos mantener la visitación de la temporada anterior.

Guanacaste, la zona norte (La Fortuna), el Pacífico Central, Tortuguero, el Caribe Sur y Monteverde están entre las zonas de más visitación en estos meses.