Óscar Rodríguez. 5 diciembre
Los grandes contribuyentes representan cada año el 65% del pago de impuestos hecho al Gobierno. Foto: Rafael Pacheco
Los grandes contribuyentes representan cada año el 65% del pago de impuestos hecho al Gobierno. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda divulgó, este 5 de diciembre, la lista completa de compañías que han reportado pérdidas o cero utilidad en su declaración de impuestos entre el 2008 y el 2017.

Se trata en específico de 131 empresas, es decir, el 28% de los 462 de grandes contribuyentes registrados ante el fisco.

En la lista hay empresas privadas y públicas; así como de sectores tales como financiero, hotelero, industrial y de servicios.

Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, explicó que aparecer en la lista no transforma a la empresa en evasora.

“No podemos llegar a hacer la afirmación categórica (de evasores) sobre este conjunto de empresas, primero porque si en un año reflejó pérdidas, no se puede afirmar que se está ante un evasor”, recalcó Aguilar.

La jerarca añadió que puede existir un diferendo entre el contribuyente y el fisco por la interpretación de la norma tributaria.

Por su parte, Carlos Vargas, director general de Tributación, recalcó que el criterio de pérdidas en la declaración de impuestos no es el único usado para determinar la revisión de un contribuyente.

“Contamos con otros criterios como la función económica. Por ejemplo, se toma en cuenta si un sector de la economía crece mucho y la declaración no corresponde con esa evolución”, explicó Vargas.

El director de Tributación aclaró que en la lista se incluyen 11 empresas que por su naturaleza (holding) no realizan actividad económica y solo son propietarias acciones, pero satisfacen alguno de los requisitos para ser considerados grandes contribuyentes.

El funcionaria añadió que tras realizar diferentes análisis, del tipo de contribuyente y su entorno económico, se toma la decisión de efectuar una fiscalización de las declaraciones del impuesto sobre las utilidades.

De hecho, el fisco ya realizó una fiscalización en 96 grandes contribuyentes, a los cuales se les efectuó un traslado de cargos de impuestos sin pagar por ¢560.000 millones.