Patricia Leitón. 5 diciembre

(Video) Cooperativas crean fondo para proteger a ahorrantes

Las cooperativas de ahorro y crédito formaron su propio fondo de garantía para respaldar los ahorros de sus inversionistas.

Se trata del Fondo de Garantía de Ahorros (FGA Confía), en el cual participan actualmente 12 de las 59 cooperativas de ahorro y crédito; que representan el 92,39% de los activos de las cooperativas supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Se trata de: Coopenae, Coopealianza, Coocique, Coopeservidores, Coopecaja, Coopeande1, Coopebanpo, Coopecar, Credecoop, Coopemep, Coopemédicos y Coopeasamblea.

El fondo de las cooperativas comenzó a operar el 1°. de octubre del 2018, pero se dio a conocer este miércoles 5 de diciembre.

Adrián Álvarez, presidente del Fondo explicó que iniciarán con una cobertura de hasta ₡6.250.000 por asociado, esto quiere decir que, en caso de que se requiera reintegrar el dinero, se logrará proteger el 100% de los ahorros de alrededor del 94% de los asociados de las cooperativas que participan en el fondo.

“Se trata de un proyecto de las cooperativas para proteger los ahorros a la vista y los certificados de depósito a plazo de sus asociados. En un caso extremo en el cual la cooperativa enfrente un problema financiero, el dinero será devuelto a sus dueños según lo establecido”, comentó.

FGA CONFÍA es la primera figura de este tipo que existe en el país y que protege a las entidades financieras privadas del sector cooperativo. El Fondo dispone de un capital inicial de $5 millones, provenientes de un aporte de las cooperativas actualmente afiliadas.

“Iniciamos con la integración de 12 importantes cooperativas del país, sin embargo, esperamos que todas las cooperativas de ahorro y crédito formen parte de este Fondo, que generará más seguridad a los ahorrantes y una mayor solidez al sector cooperativo”, agregó Álvarez.

Paso histórico

La idea de crear un seguro de depósitos para el sector privado se ha discutido por varios años en Costa Rica. En el 2013, en la Asamblea Legislativa se tramitó un proyecto de ley para crear un seguro de depósitos, que logró el dictamen de la Comisión de Asuntos Económicos, pero no avanzó más.

En marzo del 2017, el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) había anunciado que estaba trabajando en un proyecto de ley. Hoy se consultó sobre el avance de dicha iniciativa. Se consultó a la entidad sobre el estado de situación de esta iniciativa y se espera respuesta.

El superintendente General de Entidades Financieras, Bernardo Alfaro, recordó que en el pasado el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, y la Organización para la Cooperación y de Desarrollo Económicos (OCDE) han recomendado al país buscar formas para proteger de los ahorrantes privados.

Para Alfaro, la decisión de las cooperativas es un ejemplo para el resto del sistema financiero el haberse anticipado de manera voluntaria a la creación de una ley.

El presidente del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), Luis Carlos Delgado, quien participó en la actividad del anuncio, también expresó su satisfacción por este paso.

En Costa Rica, los bancos comerciales del Estado (Nacional y Costa Rica) tienen plena garantía del Estado, lo cual significa que se garantizan el pago a todos los ahorrantes.

El Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi) y las mutuales tienen garantía subsidiaria e ilimitada del Estado, lo cual significa que los depósitos de los ahorrantes están garantizados con los activos de la propia entidad (sus propiedades como créditos o edificios) y en caso de que ésta se liquide, primero se recuperan los activos y si hace falta para pagar a los depositantes el Estado paga.

El Banco Popular, los bancos privados y las empresas financieras no bancarias no tienen garantía, de manera que en caso de quiebra los acreedores (incluidos los ahorrantes) solo podrían contar con lo que se pueda recuperar de los activos.