Siete plagas sorprendieron al agro con la guardia baja

Fuerte rebrote se atribuye a impacto de cambio climático y descuidos

Los productores de varios de los principales cultivos del país fueron sorprendidos, este año, por la reactivación de plagas y enfermedades, lo cual amenaza o causa pérdidas en café, banano, palma aceitera, naranja y chayote.

La situación es atribuida por el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) y fuentes ligadas con los productores, a los efectos del cambio climático y a una reducción en las atenciones de los cultivos por parte de los agricultores.

Además, se cuenta entre los inconvenientes los atrasos en el registro de nuevos agroquímicos, pues el país se está quedando atrás en tecnologías para el control de plagas y enfermedades.

Se trata de la roya y el ojo de gallo, del café; la escama y la cochinilla, del banano; la flecha seca, de la palma aceitera; el dragón amarillo, de la naranja; y los caracoles en las fincas de chayote.

Causas. Magda González, directora del SFE, aseguró que con el aumento del área de cultivo, se generan mucho más hospederos para el desarrollo de las plagas y enfermedades. Además, consideró, el cambio climático tiene también su efecto.

Luis Matarrita, gerente de la Fundación Limpiemos Nuestros Campos, explicó que en las causas hay una combinación de todo, por lo que es complejo explicar y también combatir el problema. El cambio climático, estimó, con las variaciones en lluvias y etapas de calor, causa la alteración de plagas y enfermedades que aumentan su densidad y población.

Álvaro Sáenz, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), consideró como uno de los factores principales el hecho de que no se concreten en el país, desde el 2004, registros de nuevos productos para el control químico de plagas y enfermedades.

“Nos hemos abstenido como país de tener tecnologías nuevas; cuando se combaten enfermedades se recurre a un arsenal viejo”, advirtió el empresario.

Ese atraso se presenta por la falta de acuerdo en el reglamento de registro. Sáenz aseguró que las cámaras de insumos agropecuarios, tanto las de productos de marca como de genéricos, ya están de acuerdo en un nuevo reglamento y solo falta la aceptación del Gobierno.

Impacto. La roya tiene en zozobra a los cafetaleros desde finales del 2012 y ya les causó fuertes pérdidas. En el periodo 2012-2013 la cosecha nacional cerró en 2,24 millones de fanegas en fruta (igual cantidad de quintales). La estimación es que la cosecha 2013-2014 cierre en 1,83 millones de fanegas. Las pérdidas atribuidas al impacto de ese hongo son de 410.000 fanegas ($47,5 millones, al precio actual de mercado).

El ojo de gallo, por su parte, ataca con fuerza zonas altas y frías, donde causa altas pérdidas.

Los ataques de escama y cochinilla en banano se arreciaron, tanto que ya afectan más del 90% de las 44.000 hectáreas sembradas que tiene Costa Rica. Los dos insectos no han dañado aún la fruta, lo que causaría rechazo y el eventual cierre de mercados al aparecer en contenedores. La necesidad de controlarla obligó a decretar emergencia nacional por ambos males.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.