Agro

Perros entrenados ayudarán en la detección y control de caracol gigante africano

Esta semana se llevó a cabo en Costa Rica el entrenamiento de 17 canes de México y América Central para que puedan detectar el aroma del molusco y alertar sobre su presencia en equipaje, carga y paquetería

Perros entrenados podrán detectar el aroma del caracol gigante africano y así alertar de su presencia. Este molusco tiene en alerta al país, pues puede destruir plantas y cultivos y transmitir enfermedades a los humanos.

La idea es que los canes reconozcan el olor de este animal en equipaje, carga o paquetería.

Desde abril pasado se reporta la presencia de esta plaga, que está contenida en un área fronteriza en Guanacaste. El objetivo de las autoridades fitosanitarias es que no salga de ahí y poder erradicarla.

En Costa Rica, su presencia se considera transitoria, ya que está contenida en una población aislada de la provincia de Guanacaste, donde no hay plantaciones de cultivos agrícolas comerciales y se han aplicado todas las medidas fitosanitarias con miras a la contención y erradicación.

“Esta especie es invasiva y tendría impacto negativo en el paisaje, en la producción agrícola, forestal y representa un riesgo potencial para la salud humana”, indicó el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE).

Nuestro país fue la sede de este entrenamiento canino, que se llevó a cabo del 23 al 27 de agosto. Una finca en Curubandé, Liberia, Guanacaste, fue el escenario para que 17 canes se entrenaran para detectar y ayudar en el control de esta plaga.

El entrenamiento estuvo liderado por especialistas del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa). Se adiestraron canes de siete países de la región: México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

“Es la primera vez que realizamos un entrenamiento de esta naturaleza, para procurar sembrar el aroma a caracol gigante en la memoria olfativa de los perros. El propósito es que, al retornar a sus países, estos binomios sean capaces de detectar posibles introducciones, voluntarias o involuntarias, de caracol gigante africano”, explicó Raúl Rodas Suazo, director Regional de Servicios Cuarentenarios de Oirsa.

“De esta manera, fortalecemos los Servicios Nacionales de Cuarentena, para disminuir el riesgo de introducción de esta especie invasiva; cuya llegada, establecimiento y dispersión tendría efectos negativos”, añadió.

El color de la concha y el tamaño del caracol gigante africano lo vuelven atractivo a las personas e incluso se conocen casos en otras naciones de su transporte como mascota. Las autoridades piden no hacerlo y reportar casos sospechosos. Foto: Cortesía

En alerta

Desde julio pasado el gobierno decretó Estado de Emergencia Fitosanitaria Nacional por la presencia del caracol gigante africano.

La plaga, cuyo nombre científico es Achatina fulica, se alimenta del follaje de todo tipo de cultivos, por lo cual se le considera una amenaza muy fuerte para la agricultura.

Además, el molusco puede adaptarse a un amplio rango de ambiente. Esta es una de las mayores amenazas para la agricultura y el medio ambiente, por lo cual se han aplicado medidas fitosanitarias con miras a la erradicación de la plaga, localizada y contenida en un área donde no hay plantaciones de cultivos agrícolas comerciales.

Suelen tener un tamaño de entre 5 y 15 centímetros de largo, pero se han encontrado especímenes de hasta 25 centímetros. Su cuerpo es de color café oscuro y la concha, en forma de cono, presenta líneas cafés, beige y amarillas.

Este caracol también se reporta en República Dominicana.

Manejo requiere de conocimientos especiales

El SFE advierte de que el manejo de este molusco requiere experiencia y conocimiento técnico. Por ello, si usted lo identifica en jardines o plantaciones, procure no aplastarlo, ni tocarlo con las manos desprotegidas.

Tampoco lo bote a la basura ni lo use como carnada de pesca, ni pretenda tenerlo como mascota.

La recomendación es tomar fotografías y capturar los especímenes que se logren ubicar en una bolsa o recipiente cerrado, sin tocarlos directamente, y avisar de inmediato a las oficinas del SFE o del MAG más cercanas.

Para reportes y consultas, puede comunicarse a los correos lvasquez@sfe.go.cr o al oborbon@sfe.go.cr. O a los teléfonos: 2549 3635, 2549 3636 y 2549 3400.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.