Yeryis Salas. 8 noviembre

(Video) Carlos Alvarado: 'No es un llamado de alarma, sino de prevención'

El Gobierno destinará ¢5.210 millones para atender los eventuales daños que provocará el fenómeno de El Niño desde este diciembre a mayo del próximo año.

El evento climático provocará sequías severas en el Pacífico norte y falta de lluvias, aunque menos intensa, en el Valle Central y el Pacífico central y sur.

También se prevén inundaciones en el Caribe y déficit y exceso de lluvia en la zona norte.

El presupuesto se destinará a monitorear el fenómeno, a abastecer de agua las zonas afectadas por sequía, comunicación a los habitantes y asistencia a los agricultores.

El director general del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), Juan Carlos Fallas, alertó de que las temperaturas a nivel nacional aumentarán entre 0,5 y 1,5 grados Celsius.

“Llamamos la atención preventivamente ante el posible aumento de los incendios forestales durante esta estación seca”, dijo Fallas, quien añadió que al extenderse hasta mayo el evento afectaría incluso el inicio de la estación lluviosa del 2019.

Alexánder Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), explicó que otros efectos negativos son el aumento de roedores, serpientes y la movilización de algunas especies, además de la aparición de alergias y vectores, es decir, mosquitos que le transmiten enfermedades a las personas.

Renato Alvarado, ministro de Agricultura, confirmó que su cartera ya empezó a tomar acciones para enfrentar la sequía, como informar a los productores sobre técnicas de ensilaje para guardar la comida de los animales y facilitar la producción de pacas en los cantones guanacastecos del Distrito de Riego Arenal Tempisque (DRAT).

“Queremos hacer una articulación entre las cámaras, entre los productores que tienen las tierras en el DRAT y el Ministerio de Agricultura, para que hagamos una sinergia de manera que podamos producir las pacas, pero generar además un negocio, que esto no sea solamente que las vamos a regalar al productor y que se convierta en un puro asistencialismo”, manifestó Alvarado.

Agregó que las pacas “van a tener un costo razonable para que el productor las pueda adquirir. Lo que creemos es que esto dinamiza la economía de la zona”.

Eventual declaratoria de emergencia

Alexánder Solís indicó que de ser necesario la CNE activaría los recursos de primer impacto para atención de daños, y en última instancia se daría una declaratoria de emergencia, como ocurrió en el 2014, cuando el evento climático, provocado por el calentamiento del océano Pacífico, le costó ¢9.656 millones a esta institución.

Al ser El Niño un fenómeno recurrente, la CNE liderará el Comité Permanente de Atención, integrado por otras 11 instituciones, entre ellas el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

El órgano fue creado con una directriz firmada este jueves por el presidente, Carlos Alvarado, y el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza.

“Aún internacionalmente no ha sido oficializado este fenómeno. No obstante, la evidencia científica con la que se cuenta es la que nosotros consideramos suficiente para desde ya adoptar estas medidas”, apuntó Alvarado.