Lucía Astorga. 1 octubre
Los exsiameses Samuel y Ezequiel visitaron la basílica de Los Ángeles junto a sus padres, Stallin Núñez y Evelyn Badilla, y su hermano mayor, Jose Francisco, de cinco años. Foto: Perfil de Facebook Samuel y Ezequiel: unidos por amor
Los exsiameses Samuel y Ezequiel visitaron la basílica de Los Ángeles junto a sus padres, Stallin Núñez y Evelyn Badilla, y su hermano mayor, Jose Francisco, de cinco años. Foto: Perfil de Facebook Samuel y Ezequiel: unidos por amor

Los exsiameses Samuel y Ezequiel siguen dando pasos importantes en su proceso de recuperación, el más reciente de estos avances fue un paseo que los pequeños realizaron junto a su familia a la basílica de Los Ángeles.

Así consta en una serie de fotografías que fueron publicadas en el perfil de Facebook ‘Samuel y Ezequiel: unidos por amor’, que administra Evelyn Badilla, madre de los menores.

En dos de las imágenes se observa a los pequeños adentro del templo católico, cada uno en su respectivo coche, junto a su madre, su papá Sallin Núñez y el hijo mayor de la pareja, José Francisco, de cinco años.

Posted by Samuel y Ezequiel unidos por amor on Monday, October 1, 2018

Otra de las publicaciones se acompaña con una foto de la familia posando juntos y un texto que acompaña la imagen en el que agradecen por el apoyo recibido.

"Gracias a Dios y María Santísima, toda la familia pudimos visitar la basílica de Los Ángeles, infinitas gracias a quienes han orado por nosotros”, dice el mensaje.

Estas son las primeras fotografías que la familia da a conocer de los menores afuera de su vivienda, desde que fueron dados de alta del Hospital Nacional del Niños (Samuel, el 25 de mayo y Ezequiel, el 19 de junio), tras ser sometidos el 24 de febrero, a una de las cirugías de separación más complejas en la historia de la medicina costarricense.

Posted by Samuel y Ezequiel unidos por amor on Monday, October 1, 2018

Por medio de la página de Facebook, la familia ha compartido el proceso de recuperación de los pequeños y los avances que han tenido, siete meses después del procedimiento quirúrgico, que marca un antes y un después para los menores que estuvieron unidos por su cabeza durante 2 años y dos meses.

El pasado 1.° de setiembre, la red social mostraba cómo los gemelos iniciaban su entrenamiento para mantenerse en pie y buscar el equilibrio, por medio de un dispositivo conocido como bidepestador, que les ayuda a aprender cómo estar en posición vertical.

“Los avances, por más pequeños que sean, se los aplaudimos montones. Cada vez que se ríen, cada vez que juegan, que hacen una gracia, son cosas que para algunos papás son normales, para nosotros es una fiesta”, había dicho Badilla a La Nación a finales de agosto, con motivo de los seis primeros meses de la operación.

Samuel y Ezequiel Núñez Badilla, de 2 años y 8 meses de edad, nacieron en diciembre del 2015 unidos por su cabeza. Luego de un análisis exhaustivo por parte del Hospital Nacional de Niños (HNN), que incluso llevó a realizar consultas a uno de los especialistas con mayor experiencia en Estados Unidos, los niños fueron sometidos a la cirugía de separación el 24 de febrero del presente año.

La intervención quirúrgica tardó 20 horas, durante las cuales los doctores trabajaron sin parar a causa de la complejidad del caso y algunos contratiempos. Incluso se reportó que una serie de episodios “traumáticos” de sangrado pusieron en peligro la vida de los pequeños.

Ambos aún tienen una apertura en el cuello a través de la tráquea, conocida como traqueostomía, y en la cual, durante la época de ingresos al quirófano, se les colocó un catéter como medida alterna para no tener que intubarlos tan seguido.

Su alimentación se hace por medio de una sonda que va de la nariz al estómago, "esto les permite tener todo el aporte calórico que necesitan. Ya, poco a poco, estamos con la alimentación de sólidos por su boquita, pero esto debe hacerse con cuidado para evitar que la comida se vaya a los bronquios”, apuntó en una entrevista anterior Roselyn Valerín, jefa de Neurodesarrollo del HNN.