Lucía Astorga. 9 junio
Una nueva plataforma digital ofrece insumos para que los ticos estén mejor preparados para cualquier tipo de encuentro con especies silvestres. Foto: Albert Marín
Una nueva plataforma digital ofrece insumos para que los ticos estén mejor preparados para cualquier tipo de encuentro con especies silvestres. Foto: Albert Marín

Costa Rica es uno de los 20 países con mayor diversidad de especies a nivel mundial. Sin embargo, para muchos ticos aún resulta sorprendente encontrarse cara a cara con algún animal silvestre como mapaches, zorros o cocodrilos.

Por lo anterior es que recientemente se lanzó en el país una plataforma digital llamada Costa Rica Silvestre, la cual busca promover la sana coexistencia entre seres humanos y animales silvestres.

Llevar paz al vecindario

En la sección “Vecinos Silvestres”, el público podrá encontrar información específica sobre las especies mencionadas anteriormente, así como aves, pizotes, serpientes, ardillas y murciélagos.

La idea es que estos insumos permitan a las personas estar mejor preparadas para afrontar eventuales interacciones directas con alguno de estos individuos, las cuales pueden generar desde temor hasta la percepción de que el animal necesita ser rescatado, cuando en realidad ese no es el caso, en muchas de las ocasiones.

“Con el avance de la frontera agrícola y urbana, nuestra biodiversidad ha sido obligada a enfrentar un cambio drástico y repentino en el paisaje y en sus condiciones naturales".

"Los nuevos campos de cultivo, la ganadería, el desarrollo acelerado de los pueblos y ciudades, han obligado a muchas especies a migrar o a desaparecer, pero para algunas otras, ha significado una nueva oportunidad adaptarse, prosperar y convivir”, indica el sitio web.

El proyecto fue desarrollado por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), en conjunto con la Humane Society International/Latin America (HSI/LA) y otras instituciones estatales, así como no gubernamentales.

La plataforma también ofrece materiales de educación para la sensibilización de niños, jóvenes y adultos; campañas e iniciativas; legislación, publicaciones técnicas y científicas; y datos sobre aliados estratégicos que apoyan y promueven la conservación de la vida silvestre en Costa Rica.

“Este proyecto es de suma importancia pues tiene la intención de posicionar a la fauna silvestre como un tema prioritario en la toma de decisiones en interacciones con personas y vida silvestre, con el objetivo primario de asegurar una coexistencia sana y humanitaria”, dice el sitio.

Riqueza natural potencia encuentros

De acuerdo con el Sexto informe de Costa Rica al Convenio de Diversidad Biológica 2014-2018, el país es el hábitat de más de medio millón de especies, o sea, que alberga más del 6% de la biodiversidad de la Tierra.

Asimismo, tiene más del 27% de su territorio bajo el Sistema de Áreas Protegidas (SAP) y cuenta con una cobertura forestal del 52%, por lo que no es de extrañar que los encuentros entre personas y especies silvestres se presenten incluso en la Gran Área Metropolitana (GAM).

“Es una posibilidad, ya que existe conexión a través de las tramas verdes, con las áreas silvestres protegidas, estamos en un país tropical, nuestra biodiversidad es muy grande”, señaló Pablo Vásquez, encargado del programa de vida silvestre de la oficina subregional de San José del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), durante una entrevista con La Nación en marzo anterior.

“Recordemos que las zonas urbanas en Costa Rica cada vez están creciendo más y esta cercanía con las áreas silvestres protegidas en un país tan diverso, puede provocar alguna interacción”, recalcó en esa ocasión, luego que un puma fuera capturado tras merodear durante varias horas por los vecindarios de Tibás, en San José.