Irene Rodríguez. 6 diciembre
06/12/2018. Universidad Nacional, Heredia. Presentación de los mejores promedios de admisión de la UNA. Fueron 21 estudiantes los que lograron la nota 900. En la foto, parte del grupo de los homenajeados. Fotos Melissa Fernández
06/12/2018. Universidad Nacional, Heredia. Presentación de los mejores promedios de admisión de la UNA. Fueron 21 estudiantes los que lograron la nota 900. En la foto, parte del grupo de los homenajeados. Fotos Melissa Fernández

Obtener 900 puntos de los 900 posibles en el examen de admisión de la Universidad Nacional (UNA) fue un logro que compartieron este año 21 estudiantes, a quienes la mañana de este jueves se les rindió un homenaje en las instalaciones de esa institución en Heredia.

La lista la componen personas de diferentes regiones del país, como Valle La Estrella, Quepos, la Zona de los Santos, San Vito de Coto Brus y Sarapiquí. Todos ellos pertenecientes a colegios públicos, liceos rurales o nocturnos y algunos de la modalidad de educación a distancia.

Dentro de esos 21 mejores promedios destaca la historia de Abigail Salguero, indígena cabécar que sueña con llevar la educación a pueblos alejados. Alumna del Liceo Rural de Vesta en el Valle de la Estrella, Limón, esta joven de 21 años, tiene muy claras las razones por las cuáles escogió la carrera de Educación con Énfasis en Educación Rural.

“Hay un pueblo como a 50 kilómetros de donde vivo que se llama Telire. Ahí la educación es muy difícil porque prácticamente no hay maestros o profesores que quieran llegar; es muy lejos, hace mucho frío y no hay ni una pulpería. Pero mi sueño es poder llevarle educación a la gente de ahí”, expresó la muchacha, quien tiene otros tres hermanos y todos han emprendido carreras universitarias, algo poco común en su pueblo, donde por razones de trabajo muchos abandonan los estudios antes de terminar el colegio.

Abigail Salguero, 21 años, indígena cabécar, logró la nota máxima para ingresar a la UNA. Fotos Melissa Fernández
Abigail Salguero, 21 años, indígena cabécar, logró la nota máxima para ingresar a la UNA. Fotos Melissa Fernández

Entre las personas con la máxima calificación para ingresar a la UNA también destaca el caso de Melanny Godínez, vecina de Quepos e hija de pulperos. Ella estudiará Economía.

“He pasado toda mi vida en medio de números y de cálculos, y también viendo cómo ayudar más en el negocio la pulpería, por eso me gusta mucho esa carrera", señaló la joven, quien no está del todo convencida de que sea su opción definitiva.

“Voy a tomarme estas semanas para pensar bien porque también me gusta mucho Medicina. Yo sé que son dos carreras muy diferentes, pero ambas me gustan muchísimo”, añadió Godínez, de 17 años y quien está por concluir sus estudios en Liceo Rural de Londres, en su natal Quepos.

Melanny Godínez del Liceo Rural de Londres en Quepos se perfila como economista. Fotos Melissa Fernández
Melanny Godínez del Liceo Rural de Londres en Quepos se perfila como economista. Fotos Melissa Fernández

Alejandro Jiménez, por su parte, es vecino de San Isidro de León Cortés y recolecta café. Ya tiene seguro que comenzará su sueño para ser ingeniero en informática, aunque no está claro en cuál universidad lo hará, pues también obtuvo muy buenas calificaciones en las pruebas de la Universidad de Costa Rica (UCR) y en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec). En ambas casas de estudio también se ofrece esta carrera.

“Desde muy pequeño me han gustado mucho las computadoras, es mi sueño”, declaró.

Jiménez, de 17 años y estudiante del Liceo Rural de San Isidro de León Cortés, no dimensionó, de primera entrada, lo que significaba este logro.

“Yo estaba en el cafetal cuando me entró una llamada. Atendí y me dijeron del 900. Yo pensé que era como sacarme un 100 en cualquier otro examen, ya después hablé con mi mamá y con mi novia, ambas me hicieron ver que realmente era algo muy grande que me hubiera ido así de bien en este examen en particular”, recordó el joven.

Alejandro Jiménez Vargas, del Liceo Rural San Isidro de León Cortés quiere estudiar Ingeniería Informática. Fotos Melissa Fernández
Alejandro Jiménez Vargas, del Liceo Rural San Isidro de León Cortés quiere estudiar Ingeniería Informática. Fotos Melissa Fernández

Otra historia sobresaliente es la de María José Miranda, de 21 años. Esta joven creció en medio de dos parques nacionales: el Volcán Poás y el Braulio Carrillo. La gran cantidad de animales y vegetación de su tierra trazaron, desde muy pequeña, su vocación por la veterinaria y, ahora con la prueba de admisión ganada, no duda en que podrá concretar sus anhelos.

“Desde pequeñita me gusta mucho cuidar a los animales. Antes de esto estuve estudiando Administración en la UNED (Universidad Estatal a Distancia) solo para confirmar que no era lo mío. Ahora más feliz no puedo estar. Yo durante un tiempo evité este examen porque creí que iba a necesitar muchos puntos, y sin embargo, aquí estoy”, destacó Miranda.

Entre los galardonados se encuentra también Yeltsin Muñoz, vecino de San Ramón de Alajuela y quien estudió en el Liceo Nocturno Julián Volio. Él está por comenzar su sueño de diseñar videojuegos, al inclinarse por la carrera de Ingeniería Informática.

“Desde chiquitillo me encantaban los videojuegos, puedo decir que hasta aprendí a hablar inglés con ellos. Entonces busqué algo que me llevara a desarrollarlos y así fue como me decidí por informática”, comenta el muchacho de 25 años.

Sistema de admisión que busca inclusión
Carlos Chinchilla Medina, de Valle de la Estrella, Limón, estudia en el Liceo Rural Gavilán Vesta y obtuvo 900 puntos en la prueba de admisión de la UNA. Fotos Melissa Fernández
Carlos Chinchilla Medina, de Valle de la Estrella, Limón, estudia en el Liceo Rural Gavilán Vesta y obtuvo 900 puntos en la prueba de admisión de la UNA. Fotos Melissa Fernández

La UNA tiene un sistema de admisión muy diferente al de otras universidades públicas y que busca darles oportunidades a personas cuyas condiciones sociales o lejanía les ponen obstáculos para emprender estudios superiores.

Marvin Sánchez, director de Registro, informó que, se toma en cuenta un 40% de las notas de presentación del colegio y un 60% las respuestas del examen. No obstante, hay algo más: se tienen tres estratos diferentes según las condiciones sociales, y con base en esto, se les hace una “curva” para nivelar sus posibilidades.

En el estrato 1, por ejemplo, están todos los colegios privados y subvencionados, los centros educativos extranjeros, los científicos y los humanistas.

En el estrato 2 están los colegios públicos académicos.

Finalmente, en el estrato 3 están los liceos rurales, bachillerato por madurez, educación a distancia, liceos nocturnos y otras modalidades de estudio.

“De esta forma nos garantizamos igualdad de oportunidades para las personas”, enfatizó Sánchez.

Estos son todos los que consiguieron nota 900
Siam Chiquillo Vergara, de Cahuita, estudia en el Colegio Rural de Puerto Viejo y quiere ser veterinaria. Fotos Melissa Fernández
Siam Chiquillo Vergara, de Cahuita, estudia en el Colegio Rural de Puerto Viejo y quiere ser veterinaria. Fotos Melissa Fernández

Abigail Salguero Morales. Valle de La Estrella, Limón. Liceo Rural Gavilán Vesta. Estudiará Educación Rural.

Miguel Pacheco Leiva. Carrillos de Poás, Alajuela. Colegio Técnico Profesional de Ulloa. Estudiará Biología.

Ana Zamora Maneiro. Guadalupe, San José. Bachillerato por madurez. Estudiará Artes Escénicas.

Eduardo Gamboa Tencio. León Cortés. Liceo Rural de Santa Cruz. Estudiará Música con Énfasis en Educación Musical.

Daniel Barquero López. La Guácima, Alajuela. Bachillerato a distancia. Estudiará Economía.

Alejandro Morales Chacón. Pavas, San José. Bachillerato a distancia. Estudiará Economía.

Sophia Roldán Soto. Santa María de Dota. Bachillerato internacional. Estudiará Relaciones Internacionales.

Carlos Chinchilla Medina. Valle de la Estrella, Limón. Liceo Rural Gavilán Vesta. Estudiará Arte y Comunicación Visual.

Melanny Godínez Cerdas. Quepos, Puntarenas. Liceo Rural de Londres. Quiere estudiar Economía.

Nancy Hidalgo Gutiérrez. San Vito, Coto Brus. Colegio Técnico Profesional Melloni. Quiere ser profesora de matemáticas.

Mariana Acuña Castro. Gravilias, Desamparados. Bachillerato a distancia. Estudiará Arte y Comunicación Visual.

Yesenia Miranda Rojas. Coronado, San José. Bachillerato a distancia. Estudiará Música con Énfasis en Educación Musical.

Yeltsin Muñoz Varela. San Ramón, Alajuela. Liceo Nocturno Julián Volio. Quiere estudiar Ingeniería Informática.

Susana Vargas Calderón. Paraíso, Cartago. Bachillerato a distancia. Quiere estudiar Psicología.

María José Miranda Solano. Sarapiquí. Colegio Natanael Arias Murillo. Estudiará Veterinaria.

Nathalie White Jarman. Santa Ana, San José. Bachillerato a distancia. Estudiará en la Escuela de Arte y Comunicación Visual.

Alejandro Jiménez Vargas. León Cortés. Liceo Rural San Isidro de León Cortés. Estudiará Ingeniería en Sistemas de Información.

Aarón Ulloa Umaña. San Rafael, Heredia. IPEC, Santo Domingo. Estudiará Economía.

Siam Chiquillo Vergara. Cahuita, Talamanca, Limón. Liceo Rural de Puerto Viejo. Quiere estudiar Veterinaria.

Ana Lucía Ávila Chavarría. San Rafael, Alajuela. Bachilerato por madurez. Estudiará Relaciones Internacionales.

Jordan Guzmán Salas. San Ramón, Alajuela. Telesecundaria El Castillo, La Fortuna. Estudiará Ingeniería en Sistemas de Información.